top of page

¿Y SI ESCRIBO UNA NOVELA EN EL 2023? *


Multimedia de Wix


Cada vez que escribo para el blog, me agrada contar algo que he estado pensado, he hecho, o me ha pasado. He estado, increíblemente, ocupada con demasiados asuntos, la casa, la herencia, los abogados, la renta de espacios, y dos negocios que me ha tocado administrar, no solo como "gerente empírica" sino también la multiusos... como decía mi madre: "Replicar y dar la misa"... Ah, pero "masoquista" que soy, que me encanta estar ocupada... y ya me he metido, después de ejercer mi pasión de decoradora navideña... al plan, Señora Claus, y he empezado a armar los regalitos para las vecinas, las amistades más queridas, los guardias de seguridad, y los vendedores ambulantes que siempre han sido tan amables que hasta "fiado" me han dado a lo largo del año...

Pero es que la vida es eso, hacer las cosas que más te gusta... y es por ello que sigo dando lata por estos lados, que tal como si fuera una bebida energética, siempre que empiezo a teclear, me da igual si son las siete de la noche o las dos de la madrugada...

Pero esta semana, no tenía un tema definido... hasta que después de ver una "Máster Class", hicieron hincapié en el cumplimiento de metas, recordé algo ocurrido mucho tiempo atrás.

Y fue acerca de mi decisión, a los seis años, cinco meses y veintiocho días, cuando en mi segundo día de clases de mi primer año de primaria, decidí que deseaba ser escritora...

Esto me hizo pensar... ¿Cuántos hemos pensado en escribir una novela... algún día?


Si alguna vez lo has pensado, lo tienes en proyecto o lo dejas para "futuro", vamos a desglosar lo más importante a considerar para dar ese gran paso... por si el 2023 ese "propósito del nuevo año" se vuelve un proyecto verdadero.


LO MÁS IMPORTANTE: QUE NO PANDA EN CÚNICO :P

Sin importar nuestro recorrido, experiencia y conocimiento sobre el tema; todos somos capaces de escribir algo digno de ser leído. Sea una ficción, o hasta una autobiografía o memorias, todos podemos lograr alcanzar desarrollar un talento a base de dedicación, empeño y constancia. Nunca minimices tu talento, quizá necesite desarollo o una técnica, y como siempre lo he dicho: El que ama escribir nunca debe dejar de hacerlo... y cada quien encontrará su nicho. Si lo quieres, solo hazlo.



Existen elementos imprescindibles que debes de tener en cuenta para que planifiques de antemano, antes de sentarte a escribir.


Tema

Todo comienza con una idea... pero no confundas un tema con una trama. La trama dicta en cómo "sucede"; el tema es sobre QUÉ SUCEDE. No hay temas nuevos; y los han clasificado en lo que se denominan "Temas Universales", es decir, sobre lo qué cualquier persona pueda sentirse identificado, o motivado, porque se apela a los sentimientos: la vida, el amor, los celos, la ira, etc.

El tema es la idea general sobre la que gira la historia y sobre la que se establecen conflictos, tramas secundarias y giros dramáticos. De hecho, una obra literaria puede tratar de varios temas a la vez que enriquezcan el eje central, le den dimensión humana e interaccionen con él, aunque también existe un TEMA central de donde se ramifican los temas secundarios o derivados.

Un ejemplo son las obras de Shakespeare, que con solo escuchar el nombre de la obra, sabemos, su tema central. Si decimos, Otelo, nos viene a la mente los celos, y si decimos Romeo y Julieta, pensaremos en el amor.


Trama

La trama es el hilo cronológico de los eventos presentados en una obra narrativa al lector. Todas las tramas están definidas por el concepto de Conflicto u Oposición. Para que una historia sea atractiva, y pueda desarrollar la historia/personajes, se necesita de ese peso de lastre. El conflicto forma parte de la trama; y a su vez, la conclusión del mismo. Dependiendo de qué desea manifestarse, dicha conclusión podrá ser tanto positiva como negativa, acorde a la historia y a los personajes.


Documentación

No hay algo que denote más a un novato que la falta, errada o nula documentación. Recuerda que la misma es necesaria para escribir con propiedad. Puedes documentarte sobre todo lo que involucre a tu historia y tus personajes; pero no estás obligado a narrarlo/escribirlo todo. El exceso de "documentación" se nota. Y es uno de los errores de los escritores nóveles, "demostrar que ha hecho su tarea". Esto solo hace que el lector reciba información irrelevante, innecesaria y o sobredimensionada.

La documentación es tu guía, tu mapa, es tu "story board"; pero no abuses de brindar información al lector que no necesita.



Planificación y estructura

Sin importar si eres un escritor de impulso o uno de método, y aún no has logrado un contrato editorial, pero vehementemente deseas escribir para ser leído... es indispensable que se planifiquen las historia. No hay que tenerle miedo, y peor aún "pereza" a la planificación. Una casa necesita un diseño, no se comienza por el techo, sino con un plano.

Siempre lo he dicho y no me cansaré jamás de repetirlo, la parte que más disfruto de escribir, es la planificación. Me encanta.

No puedes ser un escritor sin contar con una planificación: simplemente no encaja con la mente de uno. Todo comienza con una idea, y está sacará a la luz, diversos personajes, que a su vez, tienen una historia, que se relaciona con otros y con otras tramas, y es un espiral que no se enreda.


Si no te gusta planificar, es muy probable que escribir sea un hobby que puede volverse pasajero. Pero si de verdad amas escribir, es un proceso natural hacerlo. No lo ves ni como un obstáculo que te bloquea la creatividad, ni tampoco es algo que consideras aburrido o tedioso de realizar. Sabes que aunque seas un escritor de impulso, sabes qué quieres contar, aunque no sepas a puntillas toda la historia. En tu mente ya sabes si es un relato, un cuento, una novela o si te apasiona la idea de una saga.

Ponte un límite, y planifícalo para que se aproxime a ello lo más que se pueda, aunque eso signifique escribir más de doscientas páginas de lo planeado, solo porque la historia, de verdad, lo amerita.


Recuerda que todo escrito creativo tiene una estructura: Introducción, Conflicto y Desenlace, por lo que debes guiarte para desarrollarlo.



Creación de personajes

Sin protagonistas, no hay historia que contar. Es el elemento central y hay que darle la importancia que se merece. En mi opinión, crear personajes es uno de los elementos más complejos e interesantes a la hora de desarrollar cualquier tipo de historia.

Recuerda que tu personaje, no solo posee un cuerpo físico, sino también un carácter y temperamento. Posee ideas propias, traumas/fortalezas, sentimientos y su "vida" debe tener un pasado, deseos, visiones a futuro, por ende, debe de tener también un crecimiento y un desarrollo.

Cuanto más profundos y complejos son los personajes, más creíbles le resultan al lector.


Voz narrativa

Es de suma importancia. Así como el Editor de un periódico elige las noticias de la portada para crear ventas; la voz narrativa es indispensable para relatar esa historia que escribes, y su éxito depende también de la elección de la voz narrativa.

Debes elegir con cuidado y sabiamente, quien contará tu historia: puedes escoger a un narrador protagonista en primera persona, un testigo o el omnisciente. Pero recuerda que esa voz, dejará fluir o limitará como se relatan los hechos.

Soy defensora en que existen historias que solo admiten un tipo de narrador, mientras que otras, puede usarse indistintamente uno u otro. Por ello, debes saber muy bien, que rol tiene cada tipo de narrador, y adoptar el más adecuado para la historia que vas a contar por qué los tipos de narrador son muy variados, y si no lo defines bien desde un principio será muy trabajoso corregirlo después.



Diálogos

No existen las historias sin diálogos, estos mueven la trama hacia delante. Sean pensamientos, diálogos internos, reflexiones o el típico diálogo estructurado, estos nos conectan con el lector.

Recuerda que más que un diálogo es saber como darle esa voz al personaje a través del mismo. Considera cómo se expresan, qué tono usan, su nivel socioeconómico, de abstracción, etc. Cada personaje tiene una voz única; aléjate verte reflejado en ellos; no los uses como moneda de cambio en tus ideologías. Evita que todos suenen como el "copiar/pegar", cada uno debe ser tan único como si fuera un ser humano real.



Cómo escribir una novela paso a paso


Una vez tengas bien definidos los elementos de arriba, y tu idea general, es el momento de sentarse a trabajar tu borrador.


1. Empieza con un resumen

Escribe tu resumen detallado de la acción de tu novela, eso te ayudará a que tengas menos dudas durante el proceso y la termines más rápido. Desarrolla y amplía el Outline en un resumen de entre cinco y diez páginas. Tener esta guía con todos los acontecimientos que suceden en la trama te resultará muy útil una vez hayas terminado el primer acto de novela, que es el momento en que las cosas tienden a complicarse y muchos escritores empiezan a dudar sobre la dirección que debería tomar la historia.


Repito, saber qué deseas escribir, pero sin tener un "mapa" puede ser un traspié a futuro. Mientras más personajes y tramas contenga la historia es obligatorio no saltarse este paso (en realidad creo que ninguna novela, aun una corta, debería). Piensa en este paso como la balanza de tu trabajo, haz las cosas bien desde el inicio.




2. Trabaja escena por escena

Aunque es habitual leer capítulos, creer que puedes hacerlo de corrido no es lo recomendable. Piensa en tu novela como si de una película se tratara. Concéntrate en las escenas. Aunque cada escritor tiene un proceso distinto de escritura, seas lineal, o uses otro tipo de método; es importante, que te enfoques en lo importante.


Cuando planificas las escenas, puedes comenzar por aquellas de mayor peso dentro de la historia. (Vale que ya tienes el resumen y debería ser más sencillo). Una vez que lo has hecho, puedes dedicarte a aquellas que se ramifican o se entrelazan con otras tramas de tu historia. Recuerda que las escenas también tienen una estructura que es necesaria: introducción, conflicto y desenlace.

En mi caso particular, soy lineal, pero no cronológica, me encanta meter dentro de la historia flashbacks, por lo que podría resultar confuso si no tuviera una planificación previa.



3. Desarrolla tu novela de acuerdo a una estructura

Repetimos de nuevo, tanto novelas de ficción como películas se componen normalmente de tres actos que corresponden a la presentación/introducción, conflicto/nudo y desenlace. La Estructura en Tres Actos es la utilizada por los grandes escritores. Yo siempre he pensado, que aunque escribamos solo por hobby, solo para nuestros ojos, debemos hacerlo de la manera correcta. Piensa en que aunque "cocines" para tí, no vas a hacerlo de una forma en donde quemes la comida o la dejes insípida. Respeta tu integridad y tu nombre, aunque nunca publiques con una editorial.

Dicen que aunque ya todo se ha escrito, si se puede decir lo mismo con otras palabras. En la literatura predomina la estructura llamada comúnmente "El viaje del héroe" o Mito único, de Joseph Campbell, quien descubrió la repetición de este esquema. Aquí te dejo aquí una imagen explicativa, tomada de Escrilia.com



4. Escribe un primer borrador

Existen en todas partes del mundo las leyendas. Alguien contó una historia, pero no la dejó inconclusa; quizá a medida que volvía a contarla, añadía más detalles, y luego otra persona comenzó a contarla también. Con el tiempo, el cuento o leyenda hablado paso a ser escrito y ahora, cientos o miles de años después siguen existiendo y son de nuestro conocimiento.

Las historias que pasan por nuestra cabeza, si decidimos escribirlas, hagámoslo. Escribe. Escribe. Escribe. Mi lema ha sido por años el mismo: Quien ama escribir, nunca deja de hacerlo.

No le temas a la hoja en blanco, ya has hecho los primeros pasos (tu resumen, tu estructura y tienes tus ideas en mente), solo escribe. Has tu primer borrador.

Y digo, primer borrador, porque estará lleno de fallas, errores de dedo, agujeros argumentales, etc. Nunca creas, (no eres infalible) que eso que escribiste es una pieza maestra. Solo has dado las cinceladas al mármol, pero aún no es la majestuosa estatua, lisa y detallada que puede ser.

Un primer borrador es solo eso, una obra terminada en bruto. Te recomiendo que Nunca corrijas sobre tu borrador original, cada vez que hagas una revisión y corrección concienzuda, crees un nuevo borrador, 2, 3, 4...20... las veces que sean necesarias hasta que lo guardes como: ¡obra terminada!




5. Edita para perfeccionar

Ojo, no te agobies, ni tomes prisas. Deja tu manuscrito reposar durante un par de meses o unas semanas, descansa, olvídate de el por un tiempo. No pretendas corregir todo el manuscrito de una vez. Hazlo por secciones, por capítulos, o mejor aun, por escenas. Toma nota, subraya, usa colores para destacar información importante, verifica, corrobora. Pero sobre todo, aléjate emocionalmente. Lee con ojo crítico pero realista; y aprende a valorar tus propias letras, trátate con respeto y aprecio.


El duro trabajo de escribir, es la edición. Es aquí cuando tendrás que darle solidez a la trama, detectar posibles fallos en la estructura y evolución de los personajes y pulir tu manuscrito hasta dejarlo impecable. No te conformes con una sola revisión, has las que sean necesarias antes de buscar una segunda opinión sobre tu obra. El objetivo es dejar tu borrador lo más pulido posible.

Esta es quizá la parte más dolorosa para el escritor, porque no es solo corregir errores gramaticales o aquellos de dedo; es ser consciente de nuestras limitaciones y los fallos que tuvimos. Sobran escenas, hay mucho relleno, un personaje puede fundirse con otro, o la "historia" se volvió sosa... es en esa primera, segunda o tercera "edición" cuando toca meter tijera. Debe quedar mucho mejor a como la imaginaste. Apasiónate con ello y el lector también tendrá ese mismo resultado cuando la lea.



Una vez aquí préstale tu manuscrito a un amigo o compañero de gremio en que confíes y pídele que te comente los puntos de mejora o fallos que perciba. Pídele que sea lo más honesto posible. Recoge una o varias opiniones y edita de nuevo aquellos puntos que creas necesarios.



Recuerda que existe un viejo dicho: Ten un hijo, planta un árbol, escribe un libro...

No es necesario que escribas para otros, o que desees ser publicado en una gran editorial, mi papá acostumbraba a escribir todo, y ahora que ya no está podemos apreciar aquello que para él era importante...

Mi abuela era una gran contadora de historias, y con el paso del tiempo, eso se pierde. Sería genial dejar unas memorias para las nuevas generaciones, si eso es lo que deseamos.


Como sea, una novela, un cuento, un relato... nunca dejes de escribir.

41 visualizaciones3 comentarios

3 comentários



Rufino Manzaneque
Rufino Manzaneque
09 de jan. de 2023

Buena guía para escribir cualquier cosa, defines muy bien como comenzar aunque depende de cada cual como se dice y se ha dicho muchas veces "cada maestrillo tiene su librillo". La idea es muy importante y aún mas desarrollarla.

Otra cosa es que las ideas fluyan a la mente.

Saludos y nos seguiremos leyendo.


Curtir
Admon KMarce
Admon KMarce
22 de fev. de 2023
Respondendo a

Saludos, Rufino.

Concuerdo contigo, a veces tenemos una idea, pero su desarrollo es tan importante como la misma.

Debo confesar que tengo en la cabeza todos los libros que siguen inconclusos en físico, pero para no perder la idea, voy y dejo un boceto de lo que ha de continuar, ya sea por escena o capítulo.

Cada quien encontrará un método que se adapte más a su estilo de vida y su proceso de escritura creativa. Lo más importante para mí, es que, ya sea un proyecto largo o uno muy corto, le demos el principio y el fin, para que nos acostumbremos a terminar todo lo que empezamos.

Curtir
enero, 2020
febrero, 2020
marzo, 2020
abril, 2020

 Cierre reto mensual
Retos --22/23

bottom of page