top of page
nuevo logo trailorbrand.JPG
  • Facebook
  • Instagram

La mochila roja (B) - Ismael Tomas - (R)



La mochila roja

Días atrás me había comprado una mochila roja, mejor dicho, otra mochila roja. No sé si sería la sexta o séptima que había comprado, pero eso sí, siempre rojas. La explicación es fácil. Desde que tenía cuatro años mis padres me llevaban de excursión muchas veces, a partir de la primavera, para disfrutar de la naturaleza. En esa época habían comprado una preciosa autocaravana que hacia las delicias de cualquier viaje, debido a que no necesitábamos nada más que encontrar un sitio bonito donde se pudiera acampar sin problemas. Muchos fines de semana además de casi todas las vacaciones salíamos con unos amigos de mis padres los cuales también viajaban en su autocaravana. De ahí vino mi amistad con Aurora, hija de estos amigos y que, como yo, era traviesa y aventurera. Su afán de aventura y su alegría me ayudó a pasar unos momentos inolvidables en nuestras acampadas. En cuanto llegaba el buen tiempo ambas estábamos esperando con ansia el poder salir de acampada.

Yo siempre llevaba mi mochila roja, normalmente con mi merienda y alguna otra cosilla secreta. Mis padres me la compraban siempre roja porque pensaban que sería más fácil encontrarme si me perdía, y así fue varias veces. En alguna de las excursiones, Aurora y yo nos adentrábamos en el bosque intentando explorar lo inimaginable y en un par de ocasiones perdimos la orientación. Gracias a que nuestros padres siempre estaban pendientes y nos controlaban desde lejos viendo siempre el rojo de la mochila no hubo sustos mayores.

Así estuvimos varios años. Aurora y yo nos hicimos muy buenas amigas, llegando mas adelante a estudiar juntas y muchas veces quedábamos para preparar exámenes en casa de ella o la mía, aparte de contarnos alguna confidencia, pues ya éramos adolescentes.

Teníamos una gran afición al deporte al aire libre, y nos encantaba el montañismo y el esquí.

Mas tarde, un año después de las fiestas de Navidad, aprovechando que había nevado intensamente, nos fuimos las dos a esquiar a una zona de la Sierra que era poco conocida. Nosotras la habíamos visitado varias veces en verano haciendo planes para cuando pudiéramos esquiar, y ese era el momento. La montaña nos esperaba, llena de nieve virgen y con una temperatura extraordinaria. Sabíamos que disfrutaríamos a lo grande y ya nuestros padres nos permitían viajar solas. Aurora ya tenía carnet de conducir y un coche pequeño muy bonito.

La montaña era preciosa, toda cubierta de nieve por la ladera Norte. Subimos a la cima por un sendero de la ladera Sur y al asomar a la otra cara, cientos de metros de ladera casi recta llena de nieve nos esperaban. No pudimos contener la emoción y allá nos lanzamos, a toda velocidad. ¡Extraordinario!.

Pero algo inesperado rompió la Felicidad, una terrible avalancha, quizá provocada por nosotras mismas, nos sorprendió a mitad de ladera cuando descendíamos ya aterrorizadas a toda velocidad.

La avalancha nos engulló, prácticamente toda la nieve de la montaña se vino abajo. No podíamos controlar nuestra desesperación y miedo y además, terriblemente creíamos que no sabían bien nuestro paradero. Habíamos sido demasiado aventureras e imprudentes por querer esquiar en un sitio solitario.

Cuando el agente del helicóptero de rescate de la Guardia Civil, en una pasada vio al trasluz de la nieve una pequeña mancha roja, ya habían pasado dos días.

Gracias a una corazonada de mi madre, que seguramente habría escuchado alguna conversación con mi amiga, intuyó la zona donde estábamos comunicándolo así a los agentes, después de comunicar nuestra desaparición en el teléfono de emergencias al día siguiente.

Una vez más, mi mochila roja me salvo la vida junto a la de mi amiga, pero nos quedaron unas terribles secuelas para recordarnos siempre nuestra imprudencia. Yo perdí una mano y aurora quedo lisiada para siempre. Pero creo que si no hubiera sido por mi mochila el desenlace sería mucho peor.


54 visualizaciones7 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El mensaje de las 10 y 10 - Amadeo- (R)

VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Al atardecer, mientras corre en el parque un solo kilómetro, por su edad de setenta y uno años, el sobrepeso y antecedentes de salud según la recomendación del médico,

EL DEMONIO BAJO LAS AGUAS - PROYMAN1- (R)

VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Últimamente el agua de la zona estaba contaminada y no conocíamos el motivo, las enfermedades asolaban a los habitantes del valle y los servicios sanitarios estaban de

La Revelación - Wanda- (R)

Sitio web: http://unrincondelalmablog.wordpress.com/ VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Miré impaciente al reloj de la estación del tren que marcaba las 9:30. Contaba con el tiempo para llegar a la sala

7 Comments


Buenas noches Ismael: Me ha gustado tu relato.


Está muy bien que desde un principio digas lo importante que ha sido las mochilas rojas en tu vida y vayas demostrándolo con anécdotas.

Me parece interesante que practiques, como te dice Verso Suelto, y el conflicto lo presentes antes.

Me ha impresionado el final y no me ha parecido muy feliz. Creo que ha sido porque el desenlace es muy rápido y no he tenido tiempo de pensar en la posibilidad de su muerte porque ella era la narradora. Quizás con un narrador en tercera persona, después de la avalancha hubiera podido pensar en la muerte de las chicas.

Gracias por compartir tu relato con todos nosotros. Un saludo, Menta

Like

jesusramosalonso
jesusramosalonso
Apr 22, 2020

Hola Ismael,

Lo premero agradecerte tu visita y sugerencias que consideraré.

Tu relato está escrito con mucha limpieza y se lee de un tirón. No obstante me atrevería a hacerte una sugerencia, la misma que nos hacía un profesor de un taller al que asistí por un tiempo. Siempre decía "el conflicto cuanto antes", y yo creo que es verdad. Si empiezas por la avalancha creo que el relato ganaría en emoción y engancharía más.


Saludos


Verso suelto

Like

Hola Ismael, tu relato tiene un buen comienzo, ya que despierta curiosidad el hecho de que insistas mencionando la mochila roja y luego las mochilas rojas. Lo que ya anuncia que algo va a suceder de importancia con eso. Y vaya si sucede.

Está escrito en primera persona, en tiempo pasado.

No me siento capacitada para las correcciones formales, además otros compañeros te las han señalado con mucho detalle.

Quisiera agregar que la protección de la madre se destaca desde el comienzo, porque la mochila roja la ayudaba a tener control sobre la niña, y al final también la madre proporcionó la pista para el hallazgo. Lo que no dice el relator , pero el lector se lo imagina, es…

Like

Hola Ismael después de los comentarios de los comentarios de los compañeros no tengo nada que decirte, si acaso, que los primeros párrafos fueran más cortos pero ya eso va al gusto de cada uno.

Like

Pepe Espi Alcaraz
Pepe Espi Alcaraz
Apr 19, 2020

Hola Ismael. Después de los fantásticos comentarios que te han dejado los compañeros ya poco me queda decir en lo formal. Me ha gustado mucho tu historia, cómo un simple objeto puede ser el detonante de una gran historia. La introdución me pareció magistral, nos induces que nos adentremos en la lectura, y el nudo también muy bien expuesto. La parte final es la que irrumpe un poco de pronto, pero eso es por la tiranía se las 750 palabras. Aun así es solo un apunte, por si quieres darle una vuelta, para redondear más, si aún cabe, un gran trabajo.

Un saludo.

Like
bottom of page