top of page
nuevo logo trailorbrand.JPG
  • Facebook
  • Instagram

Opus 1: Los nueve Enanitos (C) - Pepe - (R)


Lo encontré al lado de un contenedor como un viejo mueble que ya ha vivido bastante. Parecía antiguo. Tenía la cubierta desgastada y el teclado destrozado. Sin embargo, las mazas, de apariencia atávica y rudimentaria, continuaban intactas, y las cuerdas tensas y con muchas melodías por ofrecer; de hecho, cantos de sirena salieron de su interior cuando las rasgué.

Soy más esnob que «Diógenes», pero para mí, como pianista, estos objetos son sagrados. Además, mi carrera necesitaba otro punto de vista; el mundo de la interpretación y composición es como darse cabezazos contra una historia que nunca llegaría a conocerme. Con ello solo había conseguido dar clases a críos mimados cuyo objetivo es contentar a sus padres. Quizá era hora de virar hacia la noble dedicación de luthier.

No supe qué fenómeno produjo tal locura, pero me vi haciendo algunas llamadas e instalando el piano en casa.

Recompuse el teclado con materiales cuidadosamente rebuscados. Durante días, mi pequeño estudio rezumaba artesanía y un fuerte olor a cola. Una vez reparado, empecé a tocarlo sin esperar a que la cola compactara. Para mi sorpresa, estaba perfectamente afinado y el peso de las teclas era ideal. Interpreté «El Claro de Luna» de Beethoven, una pieza con la que mi profesor decía que llegué a tocarle el alma.

Cuando terminé permanecí en silencio y contemplando el magnífico instrumento.

—¿Podrías interpretar algo de Mozart? —dijo alguien a mi lado.

Giré sobresaltado y me encontré un hombrecillo mirándome con una cara marcada por el tiempo.

—Mejor Debussy, ese sí fue grande —oí del otro lado donde otro enanito me observaba con expectación.

—¿Grande? —una voz a mi espalda empezó a rebatir—, ¿lo dices por tu idea de la escala pentatónica?

Quizá fuera el cansancio o los vapores del pegamento, pero varios enanos a mi espalda empezaron una cómica discusión sobre unos méritos que no entendía.

—Tampoco fue tan ingenioso.

—¡Reinventó la composición! Gracias a mí.

—Todos hemos contribuido a que alguien reinventara algo.

—Ya, pero hay formas y formas.

—Totalmente de acuerdo.

—Vamos a ver, después de Bach lo que siguió fue pura inercia...

—¡Callad! —gritó uno señalándome—. Esta persona nos devuelve al mundo y, ¿nos ponemos a discutir como unos niñatos adictos al postureo?

Todos me miraron.

—Esto... —yo no podía creer lo que veía—, ¿qué está pasando?

Los nueve hombrecillos empezaron a reírse.

—Nos has sacado del piano —dijo uno.

—¿Yo?

—Sí —insistió el primero que apareció—, con la magnífica representación del maestro Beethoven.

La surrealidad se mezcló con la cordura. Ellos contando anécdotas de mis ídolos y yo interpretando peticiones.

Nacieron de una melodía que tocó el artesano que fabricó el instrumento. Cada vez que alguien lo tocaba y sobresaltaba las almas de sus oyentes, salían como si de una invocación se tratara. El piano era excepcional y fue pasando por los grandes músicos de la historia. De ese modo, convivieron con cada genio y proporcionaron el pequeño empujón que les hizo inmortales.

Fue una velada mágica.

Amanecí durmiendo encima del piano y con la sensación de haber vivido sueño lúcido. Tenía varios mensajes de mis vecinos diciéndome que la próxima vez que pasara la noche de cháchara y tocando iban a denunciarme. Eso me exaltó. Quizá no fue una alucinación. Me senté al piano y traté de invocarlos. Pero nada. Entonces, saqué el arcón donde guardo mis partituras y empecé a interpretar una tras otra.

Acabé con las muñecas destrozadas y las yemas sin sensibilidad, pero en el cuarto seguíamos yo y un montón de hojas por el suelo. Miré el arcón. Quedaba una obra. Mi último cartucho. La puse en el atril y me di cuenta de que nunca antes la había interpretado. Estaba manuscrita. Unos acordes en apariencia absurdos asomaban por una armonía tan complicada que no fui consciente del título y autor. Era dificilísima. Necesitaría varios días para tocarla decentemente. Sin embargo, comencé a interpretarla con una soltura innata. Mis dedos iban descubriendo cada nota como si fuera algo que surgiera de mí interior. Con los ojos entrecerrados, me dejé llevar por una interválica disonante entremezclada con melodías imposibles y una forma compositiva única y adelantada a mi propia época.

Terminé extasiado, sin aliento, con el corazón a mil y preguntándome de dónde habría salido esa maravilla mientras volvía a la primera página para descubrir título y autor. Esta obra inmortalizaría a su creador. Me quedé de piedra; y es que bajo el título, el mismo que esta historia, figuraba el nombre de un compositor muy especial: yo.


107 visualizaciones29 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El mensaje de las 10 y 10 - Amadeo- (R)

VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Al atardecer, mientras corre en el parque un solo kilómetro, por su edad de setenta y uno años, el sobrepeso y antecedentes de salud según la recomendación del médico,

EL DEMONIO BAJO LAS AGUAS - PROYMAN1- (R)

VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Últimamente el agua de la zona estaba contaminada y no conocíamos el motivo, las enfermedades asolaban a los habitantes del valle y los servicios sanitarios estaban de

La Revelación - Wanda- (R)

Sitio web: http://unrincondelalmablog.wordpress.com/ VOLVER A RECOPILACIÓN MAYO, 2023 Miré impaciente al reloj de la estación del tren que marcaba las 9:30. Contaba con el tiempo para llegar a la sala

29 opmerkingen


Reginahidalgo, muchas gracias por tus amables palabras, que como las de Vespasiano me han sonrojado.

En cuanto a lo que dices creo que tienes razón en que falta un "tiene", me pasé de muchas palabras y tuve que podar tanto el relato que hay frases que se quedaron algo cortas por tanto corté, je, je.

Muchas gracias por tu visita y nos leemos el este mes.

Like

Hola, Vespasiano, disculpa mi tardanza al contestarte, sí, leí tus agradecimientos en el pasado mes, y me alegra que te parecieran acertados, yo siempre intento aportar algo a mis lecturas de la manera más respetuosa y siempre intentando aportar, por eso mi aclaración porque creo que no me expliqué bien.

En cuanto a tus halagos en este relato no puedo más que sonrojarme y más venidos de ti. Y como músico frustrado he de decirte que lo que me apartó de la música fue la parte de ella que no era música, por fortuna aún hago mis pinitos de manera amateur, y la verdad me llenan más que antes.

Un abrazo y nos leemos en la siguiente.

Like

Hola Pepe, buenas tardes.


Me ha encantado tu relato-cuento (le copio la expresión a Isabel, ;-)) y me sumo a todos los elogios que ya te han proferido.

Conseguiste despertar mi interés y curiosidad, pues a medida en que se iban sucediendo los acontecimientos me has ido atrapando en ese espacio mágico que has logrado crear, híbrido entre la fantasía y la realidad.

Tu historia está muy bien escrita, con terminología específica del mundo de la Música y una trama muy bien hilada.

Lo que más me ha gustado ha sido ver cómo (con acento, ;-)), fruto de la casualidad, tu protagonista se reinventa pasando de profe a luthier, y consigue sacar al buen compositor e intérprete que lleva dentro,…


Like

Vespasiano -
Vespasiano -
28 apr. 2020

Buenos días Pepe:

Primeramente quiero agradece tu paso por mi relato del mes pasado y las observaciones tan acertadas que hicistes y que en un momento de ofuscación cerebral no acerté a interpretar. Gracias por lo tanto.

A pesar de haberlo hecho en mi espacio de agradecimientos y comentarios de dicha publicación, quería insistir en ello, pues a veces no volvemos a entrar en los relatos de los compañeros a los cuales hemos leído y comentado.

Ahora paso gustoso a comentarte previa lectura de tu relato que me ha encantado por la imaginación del mismo y por lo bien desarrollado que me ha llevado a imaginarme el escenario mágico donde se desenvuelve la fábula.

Los compañeros ya te han elogiado…

Like

Pepe Espi Alcaraz
Pepe Espi Alcaraz
28 apr. 2020

Hola, Menta, muchas gracias por pasar y por tus amables palabras, me alegra que te gustara.


Laura, muchas gracias por pasar, ahora ya sabes que siempre hay otras opciones, sobre todo si se profundiza en temas tan triviales como un simple calificativo instrumental. En cuanto a tu sugerencia, te la agradezco, pero creo que de ese modo el relato, a parte de ganar ambiguedad, se convierte en otro tipo de cuento, no es que no lo encuentre acertado, pero no me acaba de convencer. Gracias por tu visita, me pasó ahora a leerte!

Like
bottom of page